Comunidad aguerrida y comprometida. Su espíritu emprendedor les animó para superar momentos difíciles como fue dejar sus tierras de origen. 

Gente luchadora e incansable, que persigue sus sueños y los hace realidad. Es el caso de decenas de planboniteros hoy radicados en el corregimiento La Loma y en otros lugares del Departamento del Cesar, incluso en Bogotá.

Tienen claro que no importa el lugar en el que hoy construyen su futuro, porque Plan Bonito no ha muerto, vive en el corazón de cada uno de ellos, por siempre.